Muralla Islámica

Muralla Islámica

A los pies de la Catedral de la Almudena, en el centro histórico de Madrid se encuentra la plaza del Emir Mohamed I. Los restos arqueológicos de la Muralla Árabe, pueden entreverse en el lateral norte de la plaza y bajo los edificios de la Calle Bailén. La muralla construida en el siglo IX tiene un trazado poligonal interrumpido por torres o cubos de muralla, los muros están formados por un pedestal de sílex y dos hojas de piedra caliza y ladrillo con construcción en tierra en su interior La intervención se abarcó desde el punto de vista más conservacionista, siguiendo los criterios de conservación del patrimonio de mínima intervención, retratabilidad y compatibilidad de materiales para solucionar los problemas de humedades, biocolonias y patologías en piedra. Utilizando materiales y técnicas tradicionales de la mano de instalaciones modernas de iluminación y drenaje, se consiguió mejorar el estado de conservación de los restos arqueológicos y su durabilidad. Las principales actuaciones llevadas a cabo fueron la consolidación de la piedra, la reparación de las filtraciones a través de la cabeza de muralla, la impermeabilización del trasdós y la protección del pie de la muralla frente a las humedades provenientes del jardín existente.